Archive Page 2

03
Feb
10

LAS PEÑAS son el alma de la fiesta

La población total de Pamplona y su región limítrofe se multiplica por tres durante las fiestas

Durante diez días, Pamplona se convierte en la capital mundial del desmadre y las peñas tienen mucho que ver en esto…

Las peñas son unas asociaciones cuyo fin principal, aunque no es el único, es dar a sus socios cierta infraestructura para Sanfermin y para el resto del año.  Una vez comenzada, la cosa se extiende a otras actividades gastronómico-culturales-deportivas que se desarrollan el resto del año, pero sin olvidar su nacimiento y su vocación de asociaciones sanfermineras.

¿Qué hacen en Sanfermin?

Su protagonismo es absoluto en la corrida en sol, en la corrida de toros.  Cada una tiene una pancarta y se distinguen entre si por su blusón, las peñas reinan sobre la plaza.

También llevan el peso de la música callejera. Aunque hay cada vez más charangas pagadas por el Ayuntamiento y a veces aunque toquen mejor, no hay color; sin la contundente música de las peñas, que hasta altas horas de la noche arrastra calles enteras, la fiesta no sería lo mismo.

Cuando acaba la corrida, las peñas saltan al ruedo, se juntan cada una alrededor de su pancarta y sus bandas de música, y salen de la plaza tocando y bailando, llenos de manchas y vapores. La cosa merece la pena.

Para participar, conviene haber estado en sol durante la corrida, aunque no es imprescindible: hacia las ocho de la tarde abren las puertas del callejón (la entrada del encierro) y se puede entrar en el ruedo libremente para salir con las peñas. Lo que pasa es que en frío es un poco difícil: el estruendo, los apretujones, los pisotones, la sudorina, con todo el mundo cubierto de costras de lo más variado y pegajoso, son difíciles de soportar si no estás debidamente “preparado”.

Las peñas salen de la plaza y van juntas hasta la plaza del Castillo, atravesando la multitud que les espera afuera (tarea facilitada por lo que manchan). De ahí va luego cada una a su sede, haciendo un recorrido más o menos largo y con numerosas paradas para abrevar.

Como espectáculo, la cosa también merece la pena. Si estás sobrio y limpio, la visión de estas bandas de borrachuzos completamente idos, a su pedo, en otro mundo, bailando como locos en medio de un estruendo infernal es algo asombroso, un derroche de energía increíble.

La mayoría de las peñas tienen sus locales en la calle Jarauta. Este es otro de sus “servicios” sanfermineros: unos estupendos bares donde juntarse para la corrida, copear, comer (en algunas de ellas) y dedicarse toda la noche a beber, bailar sin parar y divertirse. Están abiertos casi veinticuatro horas. Por lo demás, no creas que todo pamplonés es miembro de una peña. Entre todas las peñas no llegan a los 5.000 socios (tampoco es mal número), pero en sus trabajosas negociaciones con el Ayuntamiento para conseguir una escurrida subvención juegan con la conciencia general de que son un elemento imprescindible de la fiesta.

Anuncios
02
Feb
10

LA COMPARSA

Bailar con los “gigantes”, burlar a los “cabezudos” y correr para que los “kilikis” y los “zaldikos”(caballos) no puedan alcanzarte y  golpearte con sus “vergas”, es imprescindible si quieres vivir unos Sanfermines como Dios manda, y más si tienes niños.  Hay que hacer un esfuerzo y levantarse prontito, para ver como cada uno de  los 25 personajes que componen la Comparsa , salen de la estación de autobuses.

La conocida como Comparsa de Gigantes y Cabezudos es una corte de reyes, a la que le sigue su escolta de cabezudos, kilikis y  y zaldikos. Son 25 figuras de cartón piedra que cada mañana recorren el centro de la ciudad.

Los gigantes son las figuras más antiguas. Datan de 1850 y sobre el bailador alcanzan los 4,20 metros de altura con un peso que oscila entre los 59 y los 64 kilos. se componene de cuatro parejas formadas por un rey y una reina que representan a América, África, Europa y Asia, y bailan al son de la gaita y el tamboril.

Los kilikis, son los más simpáticos y los niños pamploneses tienen verdadero miedo (paura) Representan al cortejo de ediles y su misión es asustar y divertir al pueblo. Son seis figuras,armadas con unas vergas de espuma, que golpean y persiguen cariñosamente a los más pequeños. Todos tienen nombre:Coletas, Patata, Barbas, Verrugas, Napoleón y Caravinagre.

Los zaldikos, que en euskera quiere decir “caballo”, son seis figuras de cartón piedra llevados por mozos vestidos con un traje rojo y dorado. También llevan vergas.

Los cabezudos preceden a los gigantes y son los personajes más serios de la comitiva. Llaman la atención por sus grandes cabezas y sus nombres son: Japonés, Japonesa, Concejal, Abuela y Alcalde. Las cinco figuras fueron compradas en 1890.

Estas 25 figuras son, junto al Santo, los personajes más queridos de las fiestas. Todas las mañanas recorre el centro de la ciudad  con un itinerario organizado. Ver bailar a los gigantes, portados por mozos, al ritmo de la música de gaiteros y txistularis es uno de los espectáculos más bonitos de los Sanfermines.

Expertos porteadores

Cada gigante es portado por un miembro de la Comparsa. La última figura, la Reina Americana, siempre va acompañada por txistularis y no por gaiteros como el resto. Cuesta mucho bailar a los gigantes por su dimensión y peso, y para ellos expertos en la materia componen coreografías específicas.

LA DESPEDIDA DE LOS GIGANTES, el día 14, a las 13h, es de las cosas más emocionantes que se pueden presenciar y es ya tradicional en Pamplona. Los niños son los protagonistas absolutos. A hombros de sus padres, tienen la ocasión de besar a sus personajes favoritos. Los expertos mozos que portan a cada uno de los gigantes, los inclinan de tal manera que los niños puedan acercarse a sus caras para despedirse de ellos, por lo menos hasta meses después, con ocasión de la celebracón de “San Fermín Chiquito” ( el penúltimo fin de semana de septiembre).

Después de esta fecha, la Comparsa sólo sale en la festividad de San Saturnino, copatrón de San Fermín en Pamplona,  el 29 de noviembre.

La Comparsa de Gigantes y Cabezudos interviene, a veces, en algunos acontecimientos culturales. En octubre de 1965 visitó la ciudad de Nueva York con motivo de la feria internacional que aquél año se presentaba bajo el lema “La paz para la comprensión”. Precisamente, en aquella ocasión no acudió la pareja de reyes que representan a América, por ser de raza negra. Los gigantes de Pamplona han estado también en la Expo 92 de Sevilla y en 1993 en Santiago de Compostela.

¡No puedes irte de San Fermín sin haber corrido delante de Cara Vinagre! San Fermin es una fiesta para todos, para los grandes, para los pequeños, para los niños para los mayores ¡y pare ti!

http://www.feria.tv/video.php?Language=es&detail=755

01
Feb
10

TAURINOS O NO ?¿

LA GASTRONOMÍA

Uno de los platos que se cenan en los sanfermines es el de estofado de toro. Los toros terminan en el plato. Hay quien piensa que se trata del toro de las corridas de San Fermín, pero eso no es posible, ya que la carne de toro hay que dejarla reposar diez o doce días antes de cocinarla. Quizá sea por el estrés de los toros.

LA POLÉMICA ESTÁ SERVIDA

La polémica está servida entre los defensores de las fiestas taurinas y entre quienes piensan que es una fiesta que tiene que desaparecer. Quienes defienden la fiesta dicen que el toreo es un arte, que los toros viven muy bien durante los cuatro años de su vida y que mueren defendiéndose. También dicen que sin la fiesta taurina los toros bravos desaparecerían, ya que es muy caro criar un toro si solamente sirviera para carne (cada toro puede valer 6.000 Euros. Es indicuitbel que el toro es un animal muy bonito. Quienes están en contra de los toros dicen que es una fiesta cruel, en la que se hace sufrir al toro. ¿Qué sería de la fiestas de San Fermín, una de las fiestas más conocidas del mundo, si desaparecen los encierros? Si desaparecen las corridas de toros no habrá toros y por tanto no podrá haber encierros. El tiempo decidirá.

31
Ene
10

LOS TOROS (4)

EL APARTADO

A la una de la tarde, en la plaza de toros se hace el APARTADO. Es un acto en el que los toros que están juntos en el corral de la plaza se separan y se colocan individualmente en los Chiqueros. Cada toro se coloca en un pequeño espacio en el que estará encajonado hasta la hora de la Corrida de Toros. A ese acto acuden los ganaderos, los políticos y algunos entendidos. Es una excusa para tomar el vermout.

LA REVENTA

La plaza de Toros de Pamplona se llena todos los días de los Sanfermines. Cuando alguien quiere ir a los toros, y no tiene entrada, tiene que recurrir a comprar la entrada en la Reventa. Cerca de la Plaza de Toros los Reventas te dicen en voz baja “pa los toros”. Quiere decir que tienen entradas para los toros. Según el día que sea la entrada puede costar el doble, el triple o hasta diez veces su precio. La Reventa está prohibida y todos los años cazan a alguno de ellos, pero en realidad está tolerada.

LAS MULILLAS

A las cinco y media  de la tarde las mulillas salen del Ayuntamiento de Pamplona y se dirigen, con la banda de música La Pamplonesa, hasta la Plaza de Toros. Las mulillas son dos grupos de tres mulas, amarradas por el cuello, que serán quienes arrastren  a los toros del ruedo al degolladero, una vez que ha terminado la faena. En el desfile de las mulillas también van los alguaciles a caballo, que son los que, en la plaza, se encargarán de llevar la llave de los corrales y de entregar los trofeos a los toreros (orejas y rabo)l

El paseo de las mulillas coincide con el de las peñas, que con tranquilidad van hacia la plaza cargados con cubos de sangría y cava y con cazuelas de ajoarriero o de lomo con pimientos.

LA CORRIDA DE TOROS

A las seis y media en punto comienza el paseillo. Los tres toreros con los banderilleros, los picadores, y los monosabios, precedidos por los alguaciles a caballo, atraviesan la plaza para saludar a la presidencia.

Sale el primer toro. Lo reciben los banderilleros, lo centran con tres o cuatro pases bajos. Sale el maestro: lo recibe con una serie de verónicas. Las trompas anuncian el primer tercio. Salen los picadores a caballo y castigan al toro tres veces. Se retiran los picadores cundo se ha anunciado el segundo tercio. Dos banderilleros ponen tres pares de banderillas en el lomo del toro. Se enfrentan directamente al toro, intentando recortarlo. El último tercio es el de la faena con la muleta y el de la estocada final. El torero se enfrenta solo al toro Torea con la mano derecha y remata las series con el pase de pecho (de espaldas). Luego torea con la mano izquierda. Son pases denominados por naturales. Si el torero es de los espectaculares puede que toree de rodillas en algún momento o que haga cosas temerarias. Si el torero es de los más elegantes no caerá en esa tentación. Por último el torero cogerá la espada de matar y, si hay suerte, matará al toro de una estocada. Las mulillas retirarán al toro muerto. Si la faena ha sido buena el torero será premiado con una o con dos orejas y si ha sido excelente podrá premiarse con el rabo del toro.

Así irán pasando los seis toros de la corrida.

Al final de la corrida los toreros que han triunfado salen a hombros por la puerta grande de la plaza.

29
Ene
10

LOS TOROS (3)

RECORRIDO ENCIERRO

EL ENCIERRO 08:00

A las ocho de la mañana del día siete de Julio se tira el primer cohete que anuncia el comienzo del primer encierro. Antes, desde las cinco de la mañana, los carpinteros han instalado aquellas partes del vallado que todos los días, tras el encierro, se desmontan para permitir que la fiesta continúe sin problemas. Las calles por las que discurre el Encierro se desalojan poco a poco, se barren y se lavan con esmero, hasta quedar en un estado en el que parece que no hubiera fiesta. El Encierro, para los pamploneses, es un acto casi místico. Por eso nadie cuestiona el desalojo y limpieza de esas calles.

Desde las siete de la mañana nadie puede caminar por el recorrido del Encierro. Esos 900 metros que van del corralillo de Santo Domingo a la Plaza de Toros está totalmente despejado desde las siete de la mañana. Ni siquiera se puede acceder a las viviendas y a los balcones de los portales que dan al recorrido del Encierro. Hay que madrugar para llegar a esos sitios.

Para correr el encierro hay que tener más de 18 años , encontrarse en buen estado etílico, disponer de buen calzado y no tener nada en la mano salvo el periódico. Al recorrido del encierro se entra únicamente desde el acceso que hay junto a la Plaza del Ayuntamiento. La policía municipal  controla todos los accesos al recorrido, impidiendo que los borrachos y los más inconscientes entre en el recorrido.

En la calle, en la Plaza del Ayuntamiento se coloca una barrera de policías para impedir que los corredores ocupen la calle Estafeta. Pero el miedo se hace presente entre los corredores y la presión es tan grande que unos minutos antes de que comience el encierro se rompe la primera de las barreras de policías. En el medio de la calle de la Estafeta hay otra barrera de policías. Esa barrera se suele romper uno o dos minutos antes de que comience en Encierro. El miedo tiene mucha fuerza.

A las ocho suela el primer cohete, anunciador de que el Encierro ha comenzado. El segundo cohete anuncia que todos los toros ya están en la calle. En apenas dos minutos y medio, si todo va bien, los toros habrán llegado a la Plaza de Toros. Solamente dura dos o tres minutos,  y cuatro o cinco cuando algún toro se queda rezagado y siembra el pánico.

Pero la emoción es muy grande, aunque desde el balcón los toros se vean apenas unos segundos. El Encierro recorre la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento, la curva de Mercaderes, la conocida calle de la Estafeta y el Callejón, antes de entrar en la plaza de Toros.

A continuación, esos dos o tres minutos dan mucho de sí, con conexiones con los servicios médicos, con los hospitales, con la repetición de los momentos de mayor emoción, con la opinión de expertos y corredores “divinos”, en fin, la repera. Quien ve el encierro por primera vez apenas se entera de que pasan los toros. Es un arte saber ver el encierro en directo. Por la televisión es otra cosa.

Nada más terminar el encierro se quita parte del vallado para que la fiesta discurra normalmente.

28
Ene
10

LOS TOROS (2)

EL ENCIERRILLO  “su ultima noche”

Los corrales se encuentran junto al río. Pero el casco viejo de Pamplona se encuentra en una meseta, situada como a una altura de  cinco o seis pisos  en relación al río. En el borde del casco antiguo se encuentra el corral de Santo Domingo, que es donde comienza el Encierro. El día anterior al Encierro los toros se llevan desde el corral del Gas (junto al río) al corral de Santo Domingo (el del encierro). Eso se llama el Encierrillo y se hace a las once de la noche. Es un acto totalmente diferente al encierro. En el Encierrillo no corre nadie y cuando pasan los toros por el puente y por la cuesta se produce el silencio. El anunció de la salida de los toros se hace con un cuerno. Es un sonido sordo y grave.

El espectáculo se contempla en silencio, lo que choca con los encierros de la mañana. Está prohibido utilizar flash para no distraer a los animales. Si no has estado nunca en Sanfermin es posible que todo el asunto te deje un poco frío. Para los de aquí la cosa tiene cierta mística, seguramente por el silencio y la luz de la luna.

Los toros pasan la última noche de su vida en el corral de Santo Domingo. Los seis toros bravos conviven con otros seis toros mansos (cabestros). Los cabestros se saben el camino, porque corren el encierro todos los días y son los que dirigen la manada hacia la plaza de toros.

28
Ene
10

LOS TOROS (1)

En la fiesta de los SANFERMINES  todo gira en torno a la calle y a los toros. Es conocida mundialmente por los encierros de toros. Una parte importante de los Sanfermines se basa en los toros.

LOS MOMENTOS PREVIOS

A comienzos del mes de Junio, un mes antes de las fiestas, se comienza a colocar el vallado de madera. El encierro discurre por calles del casco histórico, pero en los cruces de las calles hay que colocar dobles vallados de madera. La colocación del vallado anuncia a los pamploneses que están próximas las fiestas de Sanfermín.

Dos semanas antes de las fiestas llegan a Pamplona los toros. Las ganaderías más importantes se encuentran en Andalucía y en Salamanca. A los toros los traen en camiones y los desencajonan en los corrales del gas, que son unos corrales que están cerca del río Arga a menos de 1 km del borde del casco antiguo. Los seis toros de cada ganadería se instalan en un corral. Los toros de distintas ganaderías no pueden mezclarse, ya que se matarían entre ellos. Incluso, en ocasiones, muere algún toro por herida mortal de alguno de sus hermanos.

Durante las fiestas de Sanfermín pueden visitarse los corrales para ver a las diferentes ganaderías. Es impresionante ver el tamaño de los toros  y sus astas a pocos metros.

Vamos a seguir el recorrido que hacen los toros y los festejos que en ellos se apoyan.

PARTES DEL ENCIERRO